domingo, 2 de octubre de 2022

Estación de tormentas

Estación de tormentas es el último libro publicado de Geralt de Rivia, aunque en su cronología se sitúa justo después de los dos tomos de cuentos que se publicaron. 

En este reencuentro, tenemos un libro mucho más fresco que los anteriores, que estaban derivando en un relato oscuro a más no poder mientras relataban la historia de Ciri y el Lobo Blanco. 

Geralt llega a la ciudad portuaria de Kerack. Allí empieza a tener una serie de problemas con la ley que parecen estar lejos de ser casuales, hasta que al final se encuentra con que sus espadas no aparecen en el depósito donde se supone que debían estar custodiadas mientras el brujo arreglaba sus problemas con la Ley. Y ¿qué queda si a un brujo le quitas sus espadas?

La figura de la hechicera Lytta Neyd, llamada Coral, intriga al principio y mientras se va desvelando su papel en todo el embrollo el que se va a ver envuelto Geralt.


En medio de todo el aparente caos, una secta que conjura demonios y que comete un error fatal en el conjuro de convocación, que provoca un rosario de muertes en las granjas y pueblos cercanos. O no, porque a lo mejor nada es lo que parece. 

Aunque me encantan los libros de Geralt de Rivia, hacía ya bastantes años que leí el último, allá por 2011 según mi listado, aunque recordaba que la historia ya se estaba haciendo algo pesada.

En esta ocasión, Estación de Tormentas es todo lo contrario a lo que se había convertido el personaje. Un libro luminoso, con fino humor, grandes personajes secundarios y una historia enrevesada que no para de sorprendernos desde distintos ángulos. 

 

Carta de Gwent de Lytta Neyd


Además, la edición de Alamut en tapa dura y con otro tipo de papel, es de la más alta calidad. Un lujo de libro en todos los sentidos. 

Es un libro notable en todos los aspectos y recomiendo leerlo en el orden que le corresponde por cronología y no en el orden de publicación. Choca bastante una historia con un enfoque tan distinto después de leer las penurias del brujo y su niña de la fortuna. 

En cualquier caso, imprescindible. 


domingo, 25 de septiembre de 2022

God of War PS4

Kratos es un personaje icónico de los videojuegos desde los tiempos dorados de PS2. Yo he jugado sus aventuras varias veces desde entonces, tanto en aquella PS2 como en la PSP y ahora en la PS4 a la que estoy sacándole todo el partido que puedo desde que me quedase maravillado con The Witcher. 

God of War ha sido mi tercer juego terminado en esta consola. Mi tercer personaje carismático después de Geralt y de Aloy. 

El desconocido, que será un enemigo recurrente en el juego
 

Encontramos a Kratos ya bastante maduro, envuelto en pieles y armado con un hacha en lugar de sus espadas-cadena. Se ha mudado, harto del panteón griego que tantos dolores de cabeza le han traído, y le encontramos en el lejano norte. 

La acción comienza cuando está buscando troncos para la pira de su mujer, recién fallecida. Le acompaña un chico, su hijo Atreus, que tendrá un lugar destacado en la historia. Como padre, Kratos parece un tanto fuera de lugar, no sabe cómo tratar al hijo. 

Freja, algo oculta a pesar de que nos ayude

La escena es triste, con padre e hijo volviendo con lentitud a la cabaña que compartían los tres. Allí les espera un desconocido que no deja de provocar a Kratos hasta que consigue que éste mande a Atreus adentro y comienza una lucha descomunal y despiadada que Kratos vencerá solo a costa de mucho esfuerzo. 

A partir de ahí controlaremos tanto al padre como al hijo a través de los nueve mundos de la mitología nórdica (en realidad no todos, pero un buen puñado de ellos) y nos encontraremos con criaturas de todo tipo y con personajes recurrentes: Freja, Balder, Magni y Modi los hijos de Thor, elfos oscuros, elfos de la luz, los hermanos enanos Brok y Sindri, la serpiente Midgard, la cabeza de Mimir... 

Los hermanos enanos, Brok y Sindri
 

Estamos ante un mundo semiabierto. No tenemos la extrema libertad de The Witcher ni de Horizon Zero Down, pero tenemos bastante libertad para ir explorando las distintas áreas en las que nos vamos encontrando a medida que avanzamos en la historia.  

Poco a poco iremos mejorando nuestras habilidades y las de Atreus, las armas y las armaduras, que podremos aumentar con distintas runas que vayamos encontrando, así como el marcador de vida y el marcador de ira a los que ya estamos acostumbrados. Además, en un momento dado de la historia, Kratos se verá obligado a afrontar un pasado que ha querido olvidar y desenterrará las cuchillas que le dieron fama. A partir de ahí combinaremos los poderes del hielo y de las llamas para resolver las distintas situaciones y puzzles. 

 

Mimir, al menos una parte
 

A medida que vayamos explorando las zonas tendremos también que abrir cofres y deshacernos de los cuervos de Odín que nos vigilan desde posiciones escondidas. Ni siquiera con las guías que circulan por internet pude encontrarlos a todos. 

En determinadas ubicaciones del mapa nos encontraremos también con valkirias que deberemos derrotar si queremos obtener grandes ventajas y equipo. Son de lejos las rivales más duras del juego y no conseguí derrotar a ninguna de ellas ni siquiera en modo fácil. 

 

Magni y Modi, una de las luchas más duras

 

El aspecto gráfico es apabullante, tremendo. No solo los personajes están diseñados hasta el mínimo detalle, sino que se mueven y tienen gestos de lo más natural, sino que el paisaje que nos rodea es alucinante, sobre todo si tenemos la ocasión de subirnos a algún punto elevado desde el que tengamos un punto de vista que abarque grandes distancias. 

No obstante la historia es lo mejor del juego. Iremos construyendo una relación de padre e hijo cada vez más normal, hasta que descubramos el secreto de Atreus y su enfermedad. Pero también la historia de Freja, su hijo Balder y los dioses nórdicos es tan atractiva como para impulsarnos a jugar un poquito más cada vez. 

Sin olvidar los momentos cómicos y de distensión que aportan sobre todo los hermanos enanos, pero también la cabeza Mimir, que además nos contará leyendas nórdicas cada vez que tengamos un largo viaje en barca por delante. 

 

Un padre y un hijo

 

Si sois, como yo, un paquete con los mandos y los botones, no lo dudéis. Poned el juego en el modo más fácil y disfrutad de la historia. Yo lo hice y lo disfruté con mis hijas, que también se engancharon como si fuera una película. 

Lo he disfrutado mucho, tanto que lo pongo por delante de Horizon Zero Dawn y solo por detrás de The Witcher, incluso ahora que he jugado unos cuantos títulos más que comentaré más adelante. 

Si os da por jugarlo, esperad a la escena final postcréditos. Es una pasada y enlaza con el título God of War: Ragnarok, que aparecerá en los próximos meses y que es una compra segura.

domingo, 11 de septiembre de 2022

Free Guy

¿Qué hacen en su tiempo libre los PNJs de un juego multijugador? 

¿Son conscientes de sí mismos, de lo que son? ¿Tienen aficiones? ¿Qué les motiva a seguir con sus vidas grises? 

Y, sobre todo, ¿qué pasaría si un PNJ, de repente, se diera cuenta de todo esto? ¿Cómo se lo tomaría? 

Free Guy cuenta todo esto. Una película llena de colorido, visualmente bastante parecida a un videojuego multijugador de esos que están tan de moda. A lo largo de la película, es inevitable pensar en juegos como Grand Theft Auto, básicamente porque el afán de los jugadores es sembrar el caos, robar, matar PNJs y acumular botín. 

 


 

Bueno, pues en ese juego, nuestro amigo Guy se sale de los parámetros normales de un PNJ. Por azar, consigue una de las gafas de PJ y, cuando se las pone, un nuevo mundo se abre literalmente ante sus ojos. Además se enamora a primera vista de una chica misteriosa con la que apenas se ha cruzado por la calle.

Comienza entonces una doble carrera: la de dominar las nuevas habilidades en el juego y la de encontrar a la chica. 

Pronto sobresale en la primera. Tanto que se convierte en uno de los personajes principales del juego, para el delirio de los aficionados en el mundo real. Además, consigue también tener éxito en la segunda, encontrando finalmente a la chica. 

 


 

Comienza entonces la segunda historia dentro de la historia, porque la chica no es otra que el avatar en el juego de una programadora del mundo real que está buscando pistas de fraude. El programador principal del juego, Antwan (Taika Waititi), tomó "prestado" un programa desarrollado por ella y por un amigo. 

Éste parece haber pasado página y además trabaja para Antwan, pero ella parece estar poco dispuesta a ello y sospecha que ha guardado las pruebas entre las líneas de código de su magna creción. 

Evidentemente, la cosa se complica. Guy y la chica se enamoran, a pesar de los condicionantes insalvables que hacen de esta relación algo difícil de llevar a cabo. Antwan enloquece a medida que se le complica la existencia y decide morir matando, como se suele decir... 


 

Son algo menos de dos horas de Ryan Reynolds en estado puro. Es increíble lo que este tío ha logrado desde que se ha puesto las mallas de Deadpool, y la película gira continuamente a su alrededor, se beneficia de su comicidad y de su carisma y se convierte en una cinta apta para toda la familia que disfrutan los pequeños, pero que también entretiene a los mayores. 

La chica misteriosa es Jodie Comer, a quien hemos visto en El último duelo y que parece que se va a hacer muy famosa al ser la elegida para encarnar a Susan Storm en la nueva versión de los 4F. Y Taika Waititi da muestras sobradas de que está grillado en su representación desatada de Antwan.

En imdb está cotizando a 7,1. No está mal, quizá un poco por encima de lo que yo le daría, a pesar de que pasé un buen rato viéndola en familia. 

martes, 6 de septiembre de 2022

¡Virus!

¡Virus! es un divertido juego de cartas, de dos a seis jugadores, que pueden jugar grandes y pequeños y que ayuda a pasar muy buenos ratos con trepidantes partidas que duran un cuarto de hora o veinte minutos a lo sumo. 

Sus reglas son muy sencillas: cada jugador tiene una mano de tres cartas y en cada ronda juega una para después robar y reponer la mano. 

El objetivo del juego es conseguir un cuerpo sano antes que el resto de jugadores. Para ello, tenemos que tener en frente nuestro, cuatro órganos diferentes que lo representan: cerebro, huesos, estómago y corazón, además de un comodín que representa a cualquiera de ellos. El cuerpo no puede tener órganos repetidos. 

 Las cartas incluyen varias copias de estos órganos, además de virus y vacunas. Éstos dos últimos tienen un color, mostrando el órgano al que pueden contagiar o curar. Algunos medicamentos son multicolor, pudiendo utilizarse en cualquier órgano. 

Una de las cartas está en blanco. Es para que cada grupo de juego la dibuje y describa como prefiera, a modo de regla casera. 

Un virus infecta un órgano; un segundo virus lo destruye y retira del juego. Del mismo modo, un medicamento cura un órgano infectado y un segundo medicamento lo inmuniza y lo hace inatacable. Durante la partida, atacaremos los órganos de nuestros rivales y  protegeremos o curaremos los nuestros, para conseguir el objetivo final. 

La cosa se complica con las cartas especiales: podremos cambiar los órganos de nuestro cuerpo con los de otro jugador, robar órganos, repartir nuestros virus... trastocando de esta forma la estrategia de la partida. 

Como se puede imaginar, el juego depende mucho de la suerte y las cartas que te salen. O sea que la estrategia durará entre poco y nada. Esto no es un problema, más bien al contrario, porque permite incorporar a los más pequeños de la casa en la partida y poco importará que jueguen a lo loco. Eso no hará más que ampliar la diversión. 

Sacaron también Virus 2, aumentando el número de cartas, añadiendo nuevas cartas especiales, súpervirus (valen por dos normales) y súpervacunas, además de una carta de órgano biónico que es inatacable por los virus. Probamos la expansión, pero por lo que sea no acaba de encajar bien en el juego y la sensación cambia bastante. No sé explicarme, pero es como si se ralentizara y como si esas piezas pulidas que antes encajaban como un reloj, ahora tuvieran bordes rugosos que no las hicieran encajar tan bien. 


 

Esto no nos ha pasado solo a nosotros, sino que también lo he comentado con unos amigos y les ha pasado también. 

 Hay también otra expansión de halloween, pero no la hemos probado.

En cualquier caso, el juego saca de un apuro una tarde cualquiera y seguro que nos echamos unas risas en familia.

miércoles, 31 de agosto de 2022

Gotham

Gotham es la serie de Batman en la que el protagonista no es Batman. 

El inicio es canónico: Bruce Wayne presencia el asesinato de sus padres a la salida del cine, las perlas del collar caen y rebotan en el suelo, los cuerpos caen junto al chico, que es incapaz de reaccionar mientras el asesino escapa. Pronto llega a la escena del crimen Jim Gordon, joven detective que ha decidido dejar el ejército y enrolarse en la policía de Gotham. Jim consuela al joven Wayne mientras que busca pruebas y testigos de lo sucedido. Entre estos se encuentra Selina Kyle, que tendrá un recorrido vital junto a Bruce a lo largo de todas las temporadas de la serie. 

 

A partir de ahí, Gotham es un carrusel del folklore del hombre murciélago. A lo largo de cien episodios y cinco temporadas, desfilarán personajes conocidos por los aficionados a los comics y películas, además de otros personajes que son invención para la serie, pero que contribuyen a hacer de Gotham una ciudad viva, corrupta, dañina para aquellos que intentan hacer cosas buenas o incluso grises, hasta casi convertirse en un personaje por derecho propio.

BruceWayne, Alfred, Jim Gordon y su compañero Harvey Bullock, Selina Kyle, Pingüino, Enigma, Barbara Kean (que empieza como pareja de Jim Gordon y termina como reina del hampa de Gotham), Lee Thompkins, Lucius Fox, Butch, Falcone, Fish Mooney, Ra´s al Gul, Jervis Tetch, el Espantapájaros, el doctor Hugo Strange, Theo y Tabitha Galavan, Sofia Falcone, Jerome y Jeremiah Valeska (Joker), Harvey Dent, (Poison) Ivy, Mr. Frío...

No falta nadie. 

 

Son cinco temporadas en las que Bruce Wayne madurará desde ese jovencito aterrorizado hasta el muchachote fornido vestido de murciélago, pasando por un muchachuelo enclenque que a base de entrenamiento físico, fuerza de voluntad y dinero, se irá superando a sí mismo. 

La serie es digna de ver y su gran éxito es no poner el foco en Batman. Casi ni siquiera lo pone en Bruce Wayne, salvo para ir mostrándonos poco a poco esa evolución. Es inevitable que el joven sea en muchas ocasiones el centro de atención, muchas veces como víctima de los innumerables villanos que circulan por la ciudad, pero quien es el verdadero protagonista es Jim Gordon. 

Aquí, el primero detective, luego capitán y por último comisario, tiene muchos matices grises en su actuación y está lejos de ser el santurrón que lleva el rostro de Gary Oldman. Pecadillos de juventud, pero aquí no duda en sacudir a los malos o pegarles un tiro. Siempre en favor de un bien mayor, por supuesto. 

Además te encariñas con todos, o gran parte, de los personajes. Hay pocos, más bien casi ninguno, de los que prescendiría. Este es otro éxito de Gotham, que es una serie coral. 

Como ya he adelantado, el ambiente de la recreación de la ciudad de Gotham es brutal. Gris, húmeda, opresiva... Es una presencia que está siempre detrás, recordándonos que la felicidad es efimera y que hacer el bien es de tontos. 

 


 

Al final de los cien episodios, no puedo evitar pensar que los 99 anteriores han sido una previa para el capitulo final, en el que la serie da un salto temporal de diez años (lo que provoca, entre otras cosas, que Camren Bicondova no encarne a Selina Kyle y fuera sustituida por Lilly Collins) y el justiciero de Gotham comienza a hacer de las suyas. 

Y al final del último episodio, LA ESCENA: ese proyector apuntando al cielo, ese círculo blanco que proporciona esperanza al necesitado y encoge el corazón de los malvados, esa silueta recortada en la cornisa sobre cuyos hombros carga el peso de la ciudad. 

Gotham cotiza a 7,8 en imdb. Muy justo, me parece. Y aunque no dejan de ser cien capítulos, recomiendo por lo menos empezar y probar. Yo creo que será suficiente para continuar hasta el final.