martes, 29 de septiembre de 2015

Joyas literarias juveniles

Recientemente he podido recuperar la colección de las Joyas Literarias Juveniles de la Editorial Bruguera (maravillas de la era digital), una fantabulosa serie de doscientos setenta números. 

Cada uno de esos tebeos tenía treinta y dos páginas a todo color con más de trescientas viñetas. Ese derroche de color y dibujos servía para adaptar al cómic alguno de los más famosos clásicos. No faltaba ninguno: Verne, Salgari, London, Twain, May, Conan Doyle, Dickens...

¿Se puede empezar mejor una colección?

Pasar sus páginas es como volver al pasado. Desde esa portada, en su inmensa mayoría dibujadas por el para mí desconocido Antonio Bernal, con el precio en pesetas (quince pesetas, tres duros, costaba el número uno de la colección) y cuya ilustración nos transportaba ya al desierto, a la jungla, a los mares del sur, a cualquier destino imaginado por los grandes, en suma. Hasta esa contraportada que listaba todos los números publicados. 

He de reconocer que no tengo grandes recuerdos de una colección que empezó allá por 1967 y se publicó hasta 1983. Creo que alguno vi por casa, quizá algún tomo recopilatorio, pero la magia de las viñetas sirvió para que me adentrara en otra, la magia de las letras. Con esta colección y con otra también de Bruguera, pero esta vez de libros (Historias Color) en los que se alternaban páginas de texto con páginas ilustradas, me adentré en las procelosas aguas de los libros de aventuras y me convertí en un empedernido lector. Hasta hoy. 

Nunca una manzana dio para tanto

En esas páginas trabajaron artistas como Victor Mora, creador del Corsario de Hierro y el Capitán Trueno o el ya citado Antonio Bernal, asi como muchos otros trabajadores de la Editorial Bruguera, verdadera fábrica de sueños para los chavales desde los años cincuenta hasta los ochenta del siglo pasado. 

Es una pena que estas iniciativas ya no se lleven a cabo. Los clásicos están abandonados, la gente casi no lee y lo que se lee es, en más casos de los deseados, comida rápida que entra fácil y sale más fácil todavía. La juventud no se engancha a la lectura y se está perdiendo muchas cosas.

Tom Sawyer y Huckleberry Finn, aventuras sin fin...


Pero esa, es otra historia. La de hoy es que durante la lectura de esta colección me he vuelto a sentir como aquel niño que leía tebeos tirado en la alfombra del salón de su casa y que luego recreaba las aventuras que había leído con sus fieles clicks de playmobil, siempre dispuestos a batirse el cobre por un quítame allá una onza de oro del Yukón.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Cine de verano

El verano es una época propicia para ir de vez en cuando al cine y aprovechar ofertas del día del espectador. Los precios se han disparado y es normal que una sesión de cine supere ampliamente los veinte euros si sumas las entradas, bebida y algo de comer. Y cuando digo ampliamente... 

Aún así, nos gusta mucho el cine y en verano hay muchos estrenos y pelis para elegir, así que...

LOS MINIONS

Una pequeña gran decepción. Una de las películas que iban a romper la taquilla. Lo hicieron, pero por momentos es aburrida. Estos pequeños seres amarillos con gafas de buceador, idioma imposible y nombres de lo más mundanos, son capaces de subir el tono humorístico en cualquier entrega de Gru, pero no son capaces de mantener el interés durante novena minutos. Si además los mejores gags los ponen en los cortos de publicidad, poco espacio queda para la sorpresa. 

Stuart, Kevin y Bob, aunque no sé cuál es cuál

Me pasó lo mismo con los pingüinos de Madagascar.

Olvidable, salvo momentos puntuales.

DEL REVÉS (INSIDE OUT)

Otra de las pelis que lo iban a petar. Otra que lo hizo. 

Mucho mejor que Los minions, en esta ocasión vemos cómo funciona la cabeza por dentro: Alegría, Tristeza, Ira, Miedo y Asco son personajes, pero además vemos la memoria a corto plazo, la memoria a largo plazo, los pilares de nuestra personalidad... Una maravilla en lo formal y un argumento interesante. Lo peor, que tira demasiado de moralina. Lo mejor, que los niños salen encantados.

Elenco protagonista: Ira, Miedo Alegría, Asco y Tristeza




 Pixar, ¿para cuándo Los increíbles 2?


PIXELS

Una gamberrada de Adam Sandler que se deja ver por frikis como nosotros. 

Que una civilización alienígena recree a tamaño real los mayores éxitos de las recreativas de los años ochenta y los utilice para conquistarnos, es en si mismo un argumento producto de una fumada de proporciones épicas. Pero tiene unos cuantos golpes interesantes, Peter Dinklage es un crack incluso cuando no hace de Tyrion Lannister y la chica es guapa y se enamora del eterno friki

Esta es la chica guapa

Lo peor: tira de moralina más todavía que Del revés en su afán de mostrar a los eternos perdedores como los ganadores por una vez. 

Lo mejor: aparte de Dinklage, el cameo de Ned Sta... de Sean Bean como oficial británico.

ATRAPA LA BANDERA

 Película española, como Planet 51 o como Tadeo Jones

Un malvado empresario quiere demostrar que los USA nunca estuvieron en la Luna y que todo fue un fraude, para así quedarse con el satélite en propiedad y con los inmensos recursos energéticos que posee. Una carrera espacial comprimida, los medios económicos del empresario chocan con la chatarra que debe utilizar la NASA (el imponente cohete Saturno V). 



El afán de meter conflictos familiares aparentemente eternos, el recurso de me voy a morir y te perdono todo, la moralina... defectos que parecen contagiosos. Niños que superan toda la seguridad del centro de lanzamiento y se cuelan en la cápsula... buf...

Se deja ver. 


lunes, 21 de septiembre de 2015

Juego de Tronos (T5) o el efecto mariposa

La quinta temporada de Juego de Tronos confirma la separación del hilo argumental respecto a la serie de libros en la que se basa. 

Como si de la teoría del caos se tratara, los cambios fueron sutiles al principio. Pero con el paso del tiempo hay hilos argumentales que se han separado kilómetros de aquellos de los que nos enamoramos en los libros. Como el aletear de la mariposa del Sur de América que se convierte en una tempestad en el Atlántico Norte.

Esa es la novedad más importante en el desarrollo de la serie que, por otra parte, continúa con su espectacular desarrollo. Los distintos hilos argumentales mantienen el interés y hace que sea prácticamente imposible discutir sobre ellos so pena de meter un SPOILER muy grande (tranquilos, falsa alarma; no voy a comentar la tan discutida escena final del último capítulo de la temporada) aunque a estas alturas de la vida, uno tiene que desaparecer de la faz de la tierra hasta un recóndito lugar sin wifi para que no le lleguen ecos de las discusiones más encarnizadas de la historia de la televisión.

Tyrion, filósofo

 Tyrion sigue siendo un crack, un Lannister y un consejero sin igual. Brienne de Tarth y el fiel Podrick son de los personajes más honorables de un elenco lleno de claroscuros. Cersei, odiosa. Stannis un poco odioso también, sobre todo después de hacer... eso. Ramsay Bolton no es solo odioso, sino que da grima. Hediondo/Theon da asco... y pena. Arya se pasa de lista. Sansa es bella, dulce y le pasa... eso. Jon Nieve hace lo que tiene que hacer hasta... eso. 

Los caminantes blancos han llegado ya. Los reinos de los hombres deben prepararse, pero sucede... eso. 

Y los dragones...  Ser Barristan, Gusano Gris, Missandei, Ser Davos, Melissandre... cuántos personajes, cuántas historias. Qué lío. 

La dulce Missandei


Vale que las historias se separan de los libros. Puede ser un mecanismo de autoprotección, porque prácticamente han alcanzado al bueno de George R.R. Martin y corren un serio riesgo de quedarse sin material. Parece que no les importan y que desarrollarán los distintos argumentos de forma independiente a las novelas, lo que abre un interrogante si finalmente se produce el sorpasso: ¿qué final nos gustará más? Y, también... ¿habrá spoilers en la serie de los futuros libros?

Y la más dulce Sansa


Ains, ardo en deseos de leer el nuevo. Se espera para 2016. 

También ardo en deseos de ver la sexta temporada... 



Un crack, total.


viernes, 11 de septiembre de 2015

La gran desmemoria

Pilar Urbano es algo así como una periodista de ¿investigación?, al parecer vinculada con la Obra, que de vez en cuando publica un libro de esos que pueden ser incendiarios. La gran desmemoria es uno de ellos, centrado en la Transición desde el último gobierno franquista de Arias Navarro hasta la resolución del golpe de estado del 23-F. 

Urbano se basa en lo que parecen toneladas de notas y horas de audio tomadas durante eternas conversaciones con diferentes protagonistas de la época, y se centra en los dos personajes principales: Adolfo Suárez y Su Majestad el Rey Juan Carlos I. 

Las páginas de La gran desmemoria van desgranando una historia que no por repetida ha dejado de ser interesante. Incluso podríamos decir que aquella época ha sido mitificada hasta el punto de que no se admite ninguna crítica a posteriori. 

Parecen el Padrino y su consigliere


Digo que la historia ha sido repetida infinidad de veces. De hecho, pocas cosas en este libro me han llegado a sorprender. Reportajes de Victoria Prego y efemérides varias han hecho que trasciendan las anécdotas más verosímiles e inverosímiles. 

Lo que me resulta curioso es ver cómo, según avanza el libro, la figura de Suárez se contrapone a la del Rey. Es como el lado luminoso y el lado oscuro de la Fuerza. Como Obi-wan y Darth Vader. La gran desmemoria se convierte en una hagiología de nuestro primer presidente democrático tras la dictadura y el primer Rey constitucional, a medida que los desencuentros entre ambos se hacen cada vez más frecuentes y patentes. Incluso, parece que detecto cierta animadversión hacia la figura del Rey. 

No obstante sí me resulta creíble la hipótesis que se viene a plantear: que el Rey dejó que fermentara una situación de gran peligro para la incipiente Democracia, alentando de forma más o menos activa, más o menos pasiva, el avispero que era la cúpula de las Fuerzas Armadas. Y que luego, asustado por eso mismo, trabajó con denuedo durante la tarde y la noche del 23-F para reconducir la situación. En resumen, jugó con fuego y casi nos quema a todos. 

Un buen libro si te interesa la Transición Española. Quizá no tan modélica como nos la han querido vender luego, pero ciertamente un ejemplo de consenso en los tiempos que corren.