domingo, 29 de diciembre de 2019

Carbono alterado

No estoy muy seguro de que el título de la novela, Carbono alterado, sea correcto en castellano. Es más bien una traducción literal del título original en inglés, Altered carbon, pero quizá sea más correcto decir Carbono modificado. Esto es, no obstante, un debate accesorio que poco o nada tiene que ver con la novela en sí. 

En un futuro más o menos cercano, se produce un asesinato de unade las personas más poderosas del mundo por entonces. Un asesinato físico, pero no real, porque en ese tiempo las consciencias de la gente son almacenadas en discos duros que luego pueden ser volcados en otros cuerpos, o fundas, más o menos sofisticados. El resultado es el de una inmortalidad de facto, mientras tengas una copia de tu consciencia y una funda en la que ser descargado. Solo mientras el feto se encuentra en el cuerpo de su madre y durante el tiempo que se tarda en implantar el hardware en el recién nacido, es posible matar definitivamente a un ser humano. O si el asesino se ocupa en destruir la unidad de almacenamiento haciendo imposible el volcado. 

Portada de la edición de Gigamesh.


Dos curiosidades: está prohibido enfundar una consciencia en dos cuerpos distintos. Y los católicos, convertidos en una secta religiosa pintoresca, no admiten el enfundado por ir contra los principios básicos de su religión: ir al Cielo una vez fallecidos. En los tiempos de la novela, se está planteando una ley que permite el reenfundado temporal de un católico en el caso de que pueda tener información que ayude a esclarecer un crimen. 

Es esta una sociedad en la que los crímenes más horrendos se castigan con penas de almacenamiento de decenas de años o incluso siglos. Las consciencias de los malhechores se almacenan en cárceles virtuales en las que se custodian sus discos duros a la espera de su liberación. 

En uno de estos almacenamientos se encuentra la consciencia de Takeshi Kovacs, nativo del Mundo de Harlan y miembro de una élite militar que le ha proporcionado facultades especiales. Es por eso que se descarga en una funda y se envía a la Tierra para investigar el asesinato en cuestión. Si llega a resolverlo, será indultado y descargado en su funda original. 

O sea que Carbono alterado es más que una novela de ciencia ficción. Es una novela policíaca en la que el protagonista debe, no solo aclarar quién y por qué quiso asesinar a su cliente, sino también sobrevivir a una retahíla de gente que persigue su muerte definitiva por diversas circunstancias pasadas. 

El autor


A veces con un pulso frenético, la historia atrapa desde el principio. Una prosa ágil, una historia interesante y un protagonista con carisma y carácter para resultar atractivo al lector, son ingredientes necesarios para el éxito. Y Carbono alterado es uno de los mejores libros de ciencia ficción que he leído últimamente, además de una novela negra sólida que cumple con los parámetros clásicos del género. 

Es un libro de sobresaliente o de notable muy alto, por lo menos, que sirvió a Richard Morgan para ganar el premio Philip K. Dick. 

Richard Morgan resulta ser también autor de Leyes de mercado, otra novela distópica de gran calidad que encontré por casualidad en el estand de Gigamesh en una Semana Negra de Gijon, hará ya la friolera de quince años, y que leí con gran placer. No sabía esto antes de emprender la lectura de Carbono Alterado, pero cuando lo descubrí me gustó más aún.

Espero tener oportunidad de leer más novelas de Morgan en general y de Takeshi Kovacs en particular.


lunes, 23 de diciembre de 2019

La guerra del planeta de los simios

En la tercera parte de este remake de las películas clásicas de simios, estalla en toda su intensidad la guerra entre hombres y simios. César, que solo pretende que su comunidad viva en paz en el fondo de los bosques, es perseguido hasta la extenuación por un destacamento de soldados dirigido por El Coronel (Woody Harrelson) y encerrado en una especie de cárcel de alta seguridad, junto a casi todos su seguidores. 

Gracias a su carisma y valentía, conseguirá derrotar a sus enemigos y escapar en busca de un territorio donde, al fin, puedan vivir en paz. 



Las nuevas películas carecen del atractivo de la serie clásica (al menos de las dos primeras), pero por esas paradojas de la vida han dado a luz a uno de los personajes más carismáticos del cine de ciencia ficción moderno. Andy Serkis se pone en la piel cibernética de César, el indiscutible protagonista de esta trilogía y que ha eclipsado a otros actores como James Franco y Woody Harrelson. No es de extrañar, con la experiencia que tiene: Gollum, Kong, Snoke (Star Wars), el capitán Haddock... 

Por lo demás recuerda mucho a un western de toda la vida: una tribu pacífica que se ve atosigada y perseguida por hombres armados, que no tienen reparos en masacrar mujeres y niños; un fuerte desde el que el ejército invasor controla el terreno; escaramuzas y combates en desigualdad numérica y tecnológica; indios, digo simios, haciendo de exploradores para el enemigo... Veamos, siendo sinceros, la película se parece mucho a un western crepuscular, o revisionista,  porque tiene cierto regusto al salvaje bueno de Un hombre llamado Caballo o Bailando con lobos. 

Niña con mono


Hasta hay una chiquilla que viene a demostrar que ambas especies pueden vivir juntas, no solo sin molestarse sino cooperando entre sí. Todo muy políticamente correcto y plagado de buenismo actual.

Así que muy original no es que digamos. 
No obstante, la película tampoco es un truño. Se deja ver, tiene momentos interesantes y Woody Harrelson es un grandísimo hijo de puta en el papel del Coronel. 


The great madafacka


Por lo demás, estas franquicias que se montan últimamente tienen más bien poco recorrido, más allá de las tres películas. Porque lo poco agrada y lo mucho cansa. Como está pasando con lo nuevo de Parque Jurásico. Dan grandes señales de agotamiento y si el chicle se estira más de la cuenta, ya no hay por dónde cogerlo. Seguirán dando dinero, porque siempre habrá gente que vaya a verlas al cine al reclamo de las grandes superproducciones y los efectos especiales, pero el fondo está ya muy visto. 

En imdb La guerra del planeta de los simios cotiza con un 7,4. Excesivo, para mi gusto.

sábado, 21 de diciembre de 2019

Don Cristal

La trilogía que empieza con El protegido hace la friolera de 19 años y continúa con Múltiple, tiene su capítulo final con Glass. Tengo que reconocer que la escena post-créditos de Múltiple me sorprendió muchísimo. No pensaba que estuvieran conectadas de ninguna forma. 

Glass tuve ocasión de verla en un cine de Barcelona. Me vi obligado a viajar hasta allí un viernes, y la comunicación entre Asturias y la Ciudad Condal es tan desastrosa en avión que tenía tiempo libre desde las 14:00 hasta las 22:00. Ante la perspectiva de pasar una tarde larguísima en el aeropuerto, cogí un taxi y me fui a un centro comercial para verla. 



Vuelven esos superhéroes y supervillanos tan mundanos: David Dunn (Bruce Willis, que ya se le notan los años y su némesis y archienemigo Elijah Price, Don Cristal, que da título a la película. También Kevin Wendell Crumb y 19 personalidades más, todas interpretadas por James McAvoy. 

David Dunn regenta una tienda de electrónica con su hijo (no se aclara qué ha pasado con su mujer, si está viudo o está divorciado/separado), que ya es un muchacho talludito, mientras continúa dedicando su tiempo libre a patrullar las calles en busca de malos a los que castigar, ataviado con su inseparable chubasquero verde.

Mientras, las diferentes personalidades de Kevin Crumb han secuestrado a tres chicas para ser ofrecidas en sacrificio a La Bestia.  

Elijah Price, por su parte, se encuentra en un hospital. 

La doctora, afligida...

Aparece en escena una doctora que trata de ayudar a esos tres personajes, incidiendo en que están sufriendo una enfermedad mental que les hace creer que tienen ciertas capacidades inusuales, pero que en realidad no es así sino que están poniéndose en riesgo por una ilusión. Guiada por un bien mayor, se hace con David Dunn y con Kevin Crumb cuando ambos son detenidos por la policía y los aloja en el mismo hospital que a Price, en celdas especialmente diseñadas para contenerlos: la de Dunn se inunda de agua si intenta salir (recordemos que Dunn es vulnerable al agua); la de Kevin está repleta de potentes puntos de luz que se activan si intenta salir; mientras tanto, a Price le mantienen sedado. 

Pero la potente mente criminal de Elijah Price diseña un plan destinado a darse a conocer al mundo, tanto a él como al resto de personas con cualidades especiales. En este plan involucra a los otros dos, como siempre manejando los hilos por detrás, como un marionetista. 

Una de las personalidades de Kevin, la señorita Patricia


Lo mejor de la película es la secuencia final, en la que resulta que nada es lo que parece y el argumento da un giro radical y sorprendente, como viene siendo habitual en las películas de Shyamalan. No obstante, en lugar de dejarlo alto, la película termina con una escena anticlimática en una estación en la que se encuentran la madre de Price, el hijo de Dunn y Casey, la chica a la que La Bestia perdona la vida en Múltiple. Puede que esa escena sea necesaria, no lo niego, pero provoca un bajón anímico en el espectador. 

Sigue siendo impresionante cómo James McAvoy es capaz de desarrollar tantas personalidades y dotarlas de rasgos y características propias. Ver la película en versión original tiene que ser una verdadera delicia y una de mis asignaturas pendientes.  

Víctimas colaterales


Glass tiene una nota de 6,7 en imdb, El protegido suma 7,3 y Múltiple otro tanto. Puedo estar de acuerdo con este veredicto.

sábado, 14 de diciembre de 2019

Honor y miseria en la historia de España

A veces, solo a veces, me dan envidia los ingleses, los franceses y los estadounidenses. De cualquier cosa sacan una película, se vienen arriba y venden la moto. Y nosotros, con una Historia al menos tan rica como los otros, estamos acomplejados porque tenemos miedo de que se nos tache de tal y de pascual. 

Es también parte de nuestra Historia y no confío en que se nos quite el complejo de encima a pesar de que poco a poco se vayan haciendo películas que narran episodios que son un reflejo de siglos y siglos: honor y miseria. 

1898 Los últimos de Filipinas

La película narra la historia de los últimos de Filipinas, los héroes de Baler, el grupo de españoles que permaneció luchando más allá de la derrota, asediados por los rebeldes, haciendo frente a las enfermedades. 


El contexto es la guerra contra Estados Unidos que puso fin a un Imperio de cuatro siglos. Se perdieron Cuba, Puerto Rico, Filipinas y un rosario de islas del Pacífico, bien por conquista o bien por venta (como las Marianas, vendidas al Imperio Alemán). El Océano Pacífico, que una vez fuera un lago español, dejaba de tener territorios de soberanía patria. 

Con el agua a la cintura y la bandera ondeando

En la iglesia de Baler se atrincheraron unas decenas de hombres, oficiales de carrera y soldados de reemplazo, con ese típico uniforme a rayas de finales del siglo XIX. Incomunicados del exterior, continuaron resistiendo a pesar de la rendición de las tropas españolas. Meses después, no sin grandes dudas y temiendo ser engañados para abandonar la lucha, depusieron las armas. No fueron derrotados. 

Los de verdad

La película narra con verosimilitud los hechos, llegando a transmitir las tremendas penurias que aquellos hombres que acabaron casi embrutecidos tras meses de lucha. Se apoya en un gran elenco de actores que encabezan Luis Tosar (y sus patillas), Karra Elejalde, Javier Gutiérrez y Carlos Hipólito (la eterna voz de Carlitos el de Cuéntame). 

Recomendable. Acomplejados abstenerse. 

Oro

A diferencia de la anterior, Oro no está basado en un hecho histórico concreto sino en un vasto marco histórico - geográfico como es el descubrimiento y conquista de un Nuevo Mundo a manos de un puñado de españoles en busca de gloria y, sobre todo, oro. 

Dirigida por Agustín Díaz Yanes (también director de la decepcionante Alatriste) es la adaptación de un relato de Arturo Pérez-Reverte y está repleto de tópicos más o menos típicos, como la rivalidad entre las diferentes nacionalidades que componían aquella Monarquía Hispánica o el cura que disfrutaba castigando y amenazando con el fuego eterno del infierno. 

Sucios, pero orgullosos

También cuenta con un elenco más que solvente, encabezado por José Coronado (quién iba a pensar en sus inicios que se convertiría en un actor serio y sólido), Óscar Jaenada (hoy protagonista de un biopic de Hernán Cortés) o Raúl Arévalo. 

Refleja con verosimilitud las penurias de aquellos caminantes a través de casi impenetrables junglas, tan distintas de lo que estaban acostumbrados en sus pueblos y aldeas, siempre al borde de enfermar o ser envenenados por las flechas de las tribus indias. 

Predicando el temor a Dios

Ese grupo de españoles buscan una quimera que piensan les hará ricos, mas pronto su gesta se convertirá en una odisea que naufragará en medio de oleadas de ira y traiciones debidas a agravios más o menos imaginarios y a la lujuria más o menos esquiva. 

Honor ante todo

El final de la película, con esa imagen de lo que debe ser el Océano Pacífico, sirve para cerrar el círculo con 1898... 

También recomendable, sobre todo para aficionados de Pérez Reverte y Alatriste.

domingo, 24 de noviembre de 2019

Elantris

Lo primero que leí de Brandon Sanderson fue el final de La rueda del tiempo, de Robert Jordan. Terminar tan homérica saga (por lo larga y extendida en el tiempo, no de calidad literaria) fue un encargo del que supo salir airoso. 

Elantris es el título de la novela, de 2005, y el nombre de la ciudad que ha sido el faro de Arelon. Una ciudad en la que vivían seres casi divinos, prácticamente inmortales y con un dominio de la magia que les permitía realizar construcciones inalcanzables. Los elantrinos no nacen, sino que son humanos normales que se transforman en ellos. Ser elantrino es una bendición de los dioses.



Pero de un tiempo a esta perte resulta todo lo contrario. La transformación en elantrino no lleva todas las bendiciones, sino que está acompañada por todas las maldiciones. El nuevo elantrino ya no resulta ser divino, sino que recibe una penitencia continua como regalo. Su cuerpo se transforma, no puede morir, no necesita comer... pero siente el dolor de todas sus heridas, desde la más pequeña a la más grande, desde el roce de los zapatos al caminar hasta el corte con un cuchillo. Muchos de ellos enloquecen porque no pueden soportarlo.

Elantris se ha convertido en una sombra de lo que fue. La magia no funciona y este fallo puede tener relación con el desastre que está ocurriendo.

Mientras tanto la geopolítica se complica y los distintos reinos buscan alianzas ante la previsible confrontación. Así llega la princesa Sarene a desposarse con el príncipe Raoden que, amarga coincidencia, acaba de transformarse en elantrino, lo que significa que para todos ha muerto.

La princesa debe aprender a moverse en la política de Arelon, haciendo frente a las diferentes facciones mientras intenta mantener un hilo de esperanza para su pueblo. Al tiempo Raoden busca desesperado una forma de devolver a la magia el sentido que siempre ha tenido y, quizá, hacer que la transformación sea lo que fue en el pasado y la ciudad de Elantris vuelva a ser esplendorosa.

La pareja protagonista


El sacerdote Hrathen de Dereth Shu viene a complicar las cosas, dando un plazo de tres meses para que todos los habitantes de Arelon se conviertan a su religión o serán los regimientos del emperador quien lo haga. Para él los elantrinos son demonios e intentará acabar con Elantris y erradicarlo de la faz de la tierra. La descripción del personaje y de su imperio me recordó poderosamente a los primeros tiempos del islamismo, cuando los fanáticos musulmanes seguían las órdenes del califa sucesor directo de Mahoma, que ostentaba tanto el poder temporal como el divino.

A toda esta complicada historia hay que añadir un sistema de magia basada en los aones, símbolos arcanos que brillan con el poder de los elantrinos (y de nadie más), pero que desde hace años no funcionan como es debido. La explicación posterior de por qué esto ocurre no deja de ser original. Eso y un cierto desarrollo de los personajes, al menos de los principales, aunque hay también bastantes que son poco más que arquetipos o meros antagonistas planos de los protagonistas.

Un fanático


El resultado total es bastante positivo. Ya quisiera yo que mi primera novela fuera como esta. Además el estilo con el que está escrita facilita la lectura, que no se hace nada pesada a pesar de ser un mamotreto de más de seiscientas páginas.

Me dan ganas de seguir leyendo cosas de este hombre.

domingo, 17 de noviembre de 2019

Ralph rompe internet

El tener un tiempo limitado para mantener Historias de Iramar hace que en el mejor de los casos añada una entrada a la semana. El resultado es un retraso de cerca de un año entre lo que comento y el tiempo actual. 

Es el caso de Rompe Ralph 2, película que fui a ver con mi hija mayor al cine en la temporada de Navidad de 2018. Y lo que más recuerdo es la decepción al verla, un tremendo bajón respecto a Rompe Ralph, que fue una película fresca y muy entretenida. 



La segunda parte es inferior a la primera en todos los sentidos, tanto en calidad como en historia como en momentos de risa. 

Tenemos a la pequeña Venellope que descubre que, aunque le gusta mucho estar con Ralph y ser los mejores amigos del mundo mundial, eso no es suficiente para ella y quiere ver mundo, probar cosas nuevas y navegar por internet. Pero claro, de forma literal, porque para eso estamos en una peli de animación y recrear internet es lo más fácil del mundo. 

Terceras personas entran en escena


Ralph, el pobre, se viene abajo (un poco como en Lolita), pero pronto se decide a abandonar su zona de comfort y sale en busca de su amiguita para hacerla recapacitar de lo que considera un error enorme. 

A partir de entonces se suceden un número de peripecias más o menos simpáticas y con más o menos trascendencia, con cameos grandes y pequeños. Entre ellos, la secuencia en la que Disney es capaz de reirse de si mísma reuniendo a todas sus princesas en una secuencia que es de las mejores de la película. 



Aparece el personaje de Shank, una tipa muy dura que es la estrella de un videojuego tipo GTA y que representa como nadie el empoderamiento de la mujer, siendo el canal transmisor de un mensaje feminista a las pequeñas espectadoras a través de la protagonista. 

Al final, cómo no, habrá un final feliz. Ralph entenderá que Vanellope necesita su espacio y que, aunque quiera estar con otras personas durante algún tiempo, él siempre va a ser quien ocupe el mayor espacio en su corazón. La verdad es que, si nos paramos a pensarlo, la relación entre estos dos se podría considerar tóxica, ¿no?

Noche de chicas

 Otro mensaje que se desliza así, como de rondón, es la crítica a la inmediatez y la fugacidad de la fama en las redes sociales y de la que los protagonistas son víctimas cuando necesitan acumular una cierta cantidad de dinero para no recuerdo qué objetivo. Poco a poco su popularidad se va diluyendo y se ven obligados a hacer cosas cada vez más extravagantes. Demasiadas veces se ha visto eso en la vida real, con retos cada vez más absurdos que solo buscan el like.


Pasaron seis años desde el estreno de la primera al de la segunda parte. Seis años que han significado un paso atrás. Hoy mismo tienen notas de 7,7 y 7,1 en imdb. 


domingo, 10 de noviembre de 2019

El anillo único

Años después de MERP aparece El anillo único como juego dedicado a la ambientación de la Tierra Media de Tolkien, publicado en España por Devir Iberia y desarrollado por Francesco Nepitello. 

No pensaba comprarlo, siendo un jugador de la vieja escuela que creció buscando valores en las infinitas tablas del MERP. Eso curte y suponía que después de eso, cualquier cosa me iba a parecer un sucedáneo. 

Vale, eso y que, en realidad, no me gusta jugar en la ambientación de la Tierra Media. Creo que es una ambientación poco agradecida para el director de juego y que va a resultar difícil crear tramas que atraigan la atención de los jugadores. 



La compra de El anillo único fue compulsiva, en la tienda de Generación X de Madrid que era mi refugio friki durante los años que viví allí. Pesó bastante que había leído buenas críticas por la red y las prisas que tenía por pillar algo. No puedo entrar en una tienda como esa y no comprar nada. 

El caso es que lo compré y lo leí. Y, bueno, es un juego sencillo, con muy pocas complicaciones en cuanto a la creación de personajes. Unas pocas razas, unas pocas características, unas pocas habilidades... y ya está. Los PJs tendrán acciones dependiendo no solo de su raza y su profesión, sino también en cuanto a su posición en el orden de marcha del grupo, algo curioso y que nunca había visto en otros juegos, salvo que me haya olvidado de algo. 

Es interesante el concepto de Puntos de Esperanza, que permite resistir a la Sombra y esa desesperanza que lleva consigo cuando alguien cae en ella. Además, cada personaje debe elegir un Foco, otro personaje que le ayuda a enfocarse en el objetivo y no decaer. Conceptos ambos muy novedosos y que aumentan la cohesión del grupo. 

Reglas de combate y de fatiga muy simples que también resultan bastante chocantes desde el punto de vista de roleros viejunos como yo. 



Para resolver los conflictos se tiran tantos D6 como nuestra puntuación en la Habilidad relevante, además de 1D12 que se llama dado de proeza. El resultado de los dados se suman y se enfrentan al valor de dificultad asignado. El D12 tiene una runa de Gandalf (o un 12, por ejemplo), que garantiza un éxito sea cual sea el resultado de la tirada, pero también tiene un Ojo de Sauron (el 1, por ejemplo), que supone un fallo automático. Al resultado de la tirada se puede también sumar el valor del Atributo relevante del personaje, al coste de un punto de esperanza. Y el grado de éxito se mide con el número de 6 que se obtienen en la tirada. 

Para sacar algo más de dinero, se venden dados específicos para el juego. Son bonitos, pero poca cosa aportan. 

Bueno, son ganas de ser originales y tal, aunque parece que la mecánica permite que las partidas sean rápìdas y la resolución de conflictos no es muy complicada. También, sin haber probado el juego, me parece que las posibilidades de personalización del personaje son reducidas. 

Habría que probarlo para tener todos los elementos de juicio, pero en la situación actual de mi grupo, en el que jugamos una vez al mes o así, nos motiva más otras cosas. Como poco se queda en mi colección, que no es poco. 

El anillo único es un resultado de los tiempos actuales, cuando se busca la simplificación por encima de todas las cosas. Puede ser porque los juegos de rol tradicionales compiten con los videojuegos, que aportan una experiencia lúdica de primera y además no requieren del trabajo de preparación que, sobre todo para el director de juego, se necesita para organizar una partida memorable. 


domingo, 3 de noviembre de 2019

Bladerunner 2049

De verdad, no entiendo el afán de hacer remakes ni continuaciones de películas que han marcado un hito en la Historia del Cine. 

Aunque he de confesar que he sido incapaz de ver Bladerunner entera, también tengo que reconocer que entra en esa categoría de películas que han marcado un antes y un después. No solo la película, sino la banda sonora de Evangelos Odysseas Papathanassiou,Vangelis. 



Y resulta que 35 años después del original, alguien siente la necesidad de continuar la historia que dejaba la duda de si Rickard era un replicante o no. ¿Por qué? ¿Por qué no dejarlo a la imaginación de cada uno? ¿Por qué ese afán de explicar lo que no necesita una explicación?

El resultado de todo esto es Bladerunner 2049, dirigida por un tal Denis Villeneuve y con Ridley Scott como productor ejecutivo. 

Lo siento por los que no penséis así, pero Bladerunner 2049 es una película aburrida, con un protagonista que no me convence (la carita de Ryan Gosling es un poema durante todo el metraje); con un personaje, el de Jared Leto, del que no sabes muy bien qué pensar; con una duración, 2 horas y 44 minutos, que resulta totalmente excesiva. 

Harrison Ford aparece en el papel original, en un capítulo más de cómo se empeña el actor en destruir su legado. Primero fue Indiana Jones, luego fue Han Solo y ahora Rickard. Alguien debería decirle que con más de 75 años, uno no debería ir corriendo de aquí para allá, sonrojando al espectador. Supongo que su cuenta corriente lo agradecerá. 



Ni siquiera el cierre, que debería ser sorpresivo, lo es. Todo se deja entrever demasiado y el espectador ya está preparado. Lástima.

No obstante, no todo es malo en Bladerunner 2049. Por lo menos la ambientación está conseguida, así como la vida solitaria de "K", con la única compañía de una sugerente Ana de Armas en un papel de inteligencia artificial holográfica que alegra la vista de vez en cuando. 



Hoy tiene 8,0 en imdb, frente al 8,1 del original. Excesivo.

domingo, 27 de octubre de 2019

Equilibrium

En un futuro cercano, la Humanidad ha dejado atrás las guerras, los asesinatos, las acciones violentas. En general, ha dejado atrás todas las emociones. Un régimen autoritario suministra una droga a todos sus súbditos para reprimir todo eso que, según el mando supremo, es el culpable de todos los males del mundo. 

El problema es que cuando se erradican todas las emociones no queda nada, ni siquiera las buenas. Se pierde el gusto por el arte o la literatura, ninguna obra musical es capaz de emocionar, porque el oyente no es capaz de sentir alegría o tristeza. 



Pero bajo todo régimen autoritario hay un grupo de disidentes que resisten en la clandestinidad. En este caso son ciudadanos que han dejado de tomar su dosis diaria de equilibrium y que, poco a poco, recuperan lo que nos hace humanos. Estos grupos se dedican a intentar salvar las obras de arte que aún quedan desperdigadas en el mundo, para transmitirlas a las generaciones venideras. 

Frente a ellos un cuerpo de élite. Sacerdotes que no dirigen ninguna religión ni creen en ningún dios, pero que están entrenados en cuerpo y mente para acabar con toda resistencia, con la mayor eficacia y ningún escrúpulo. Uno de estos sacerdotes es Preston (Christian Bale), que comenzará a dudar de lo que está haciendo, dudas que serán más y más grandes según vaya tomando contacto con los grupos de disidentes, hasta que un día decide experimentar y dejar de tomar su dosis de equilibrium

Las apariencias engañan y el cordero no es tal...


La película es a partir de ahí similar a otras del mismo palo, con el héroe tratando de pasar desapercibido mientras socava la autoridad, pero que por una cosa o por otra llega a un enfrentamiento climático con el jefe final y su esbirro. 

El patrón de Equilibrium lo he visto decenas, si no centenas, de veces. Poca sorpresa puede haber ahí. Pero lo que hace de ella una película más que decente es la ambientación y el tratamiento de una sociedad sin sentimientos, que navega a la deriva a pesar del pulso firme del timonel, porque un efecto secundario de perder las emociones es perder la ilusión, y sin ilusión no hay futuro, solo un presente gris hasta el apagón final. 

La película es de 2002 y tiene un 7,4 hoy en imdb. 

-Hoy es mi último día. Mañana me jubilo.

Por cierto, en Equilibrium sale una de las mucha muertes de Sean Bean en su larga carrera como actor.

sábado, 19 de octubre de 2019

Las estrellas mi destino

Las estrellas mi destino, un clásico de la ciencia ficción escrito por Alfred bester en 1955 con el título original de ¡Tigre!, ¡Tigre!

Es la historia de Gulliver Foyle, que comienza metido en un armario en una nave espacial completamente destrozada, esperando que el destino inexorable le alcance y muera de hambre, sed o asfixia. Durante su agonía, la nave Vorga pasa a escasa distancia del cascarón vacío de Foyle, pero pasa de largo y le deja abandonado a su suerte. Foyle declarará entonces sus deseos de venganza y la Vorga, de manera inocente o premeditada, habrá despertado a un tigre. 


Tras sobrevivir de forma inesperada, Foyle se dedicará en cuerpo y alma a su venganza. Se someterá a operaciones que le convertirán en un cyborg, mitad humano y mitad máquina, desarrollando hasta límites insospechados su capacidad física y convirtiéndose en un temible guerrero. 

Al mismo tiempo se verá envuelto en una persecución por parte de adinerados adversarios, pues parece que dispone de algún secreto escondido que cotiza alto en el mercado de los secretos. 

Y, mientras tanto, practica el jaunteo. La teleportación a cualquier punto por distante que esté, siempre que lo conozcas y sepas su ubicación. Potencialmente todos los seres humanos son capaces de jauntear, muchos de ellos solo bajo una asfixiante presión psicológica, pero que también puede educarse y entrenarse para hacerse a voluntad. ¿El nombre? En honor a Jaunte, un oscuro personaje que fue el primero en hacerlo al verse envuelto en un incendio. 



¿Y qué más cosas originales tiene esta novela? Pues la presencia de una sustancia altamente explosiva, que se activa con el pensamiento y es capaz de producir terribles destrozos en una gran distancia alrededor del epicentro. Un arma terrible en las manos equivocadas que forma un binomio terrorífico. 

Mira tú por donde, que la Vorga y esta terrible sustancia están relacionadas entre sí, por lo que Foyle deberá replantearse su venganza frente a los culpables de su abandono. Y lo hará de una forma del todo original y bastante maquiavélica. 

¿Dónde está el tigre en toda esta historia? Cuando Foyle visita un asteroide donde vive una secta de científicos, estos le hacen un tatuaje de un tigre en la cara, muy llamativo. Buscando el anonimato se someterá a una cirugía que borrará los trazos, pero el tatuaje siempre quedará como una sombra que reaparecerá en los momentos de furia, que Foyle tiene muchos porque no controla bien sus emociones, como un negativo de la imagen original. 

Alfred Bester


El librito, porque es bastane corto para lo que se estila hoy, está bastante bien. Un clásico de la ciencia ficción que cualquier aficionado debería leer, antes o después.

sábado, 12 de octubre de 2019

La Mujer Maravilla

Diana de Themiscira, hija de la reina de las amazonas, es conocida entre los mortales como la Mujer Maravilla, Wonder Woman

Siglos de aislamiento en su isla bienaventurada tocarán a su fin cuando, en plena vorágine de la Primera Guerra Mundial, un guerrero del mundo exterior consigue traspasar la barrera mágica que protege Themiscira del mundo de los hombres. 

El guerrero es Steve Trevor, americano, y es perseguido por barcos del Imperio Alemán. Aparece en la playa, desvanecido, y la joven e ingenua Diana, que no ha sido instruida en las cosas de la vida, se muestra desconcertada ante la presencia de un especimen humano tan distinto a lo que está acostumbrada. Pero bueno, esa es otra historia. 



Ya tenemos establecida a la heroína, al héroe y a los malos malísimos, los prusianos, que intentan invadir la isla en busca de Trevor (Chris Pine). Sus armas automáticas desconciertan a las amazonas y a su reina, pero son rechazados a costa de grandes y dolorosas pérdidas. 

Y ya tenemos casus belli para que Diana salga al exterior, a un mundo desgarrado por la atrocidad de la guerra y que necesita desesperadamente un rayo de esperanza. Allí, en la inmensidad del mundo, se complicará todo con una trama mitad mágica y sobrenatural, mitad científica, en la que el personaje real del mariscal Luddendorff y la doctora Maru buscan un elixir que aumenta la fuerza y la resistencia del sujeto, o sea, un supersoldado. 



Wonder Woman es el icono feminista del universo DC, capaz de soportar una comparación de poder a poder con el mismísimo Superman. Y tras su breve aparición en Batman vs Superman, y antes de aparecer en La Liga de la Justicia, le llegó el momento de protagonizar esta película en solitario. 

Una ambientación más que decente se combina con una elección de la actriz bastante adecuada, aunque también discutida en un principio. Gal Gadot parecía que no iba a poder llenar el uniforme de Diana de Themiscira, en todos los sentidos, pero al final es capaz de hacer olvidar esa aparente falta de atributos con una interpretación bastante apañada. Vamos, que no va a ser de Oscar (ninguna interpretación en el universo Marvel o en el universo DC es digna de ello, seamos sinceros), pero sí que va a evitar que los fanáticos le quieran echar tierra encima. 

Los malutos susurran en la oscuridad

Es verdad que la trama de Luddendorff y la Doctora Maru es bastante extraña y excesiva, incluso para los parámetros habituales de estas películas. Además de que era inevitable pensar en Cráneo Rojo y el suero del supersoldado que creó al Capitán América. DC no debería necesitar caer en esa pseudoimitación para conseguir hacer flotar una película de uno de sus tres personajes más icónicos (junto con Superman y Batman). 



La crítica se deshizo en elogios, pero no es para tanto. Entretenida, aunque el doblaje es de lo peor que he visto en los últimos años.


domingo, 6 de octubre de 2019

Lobo, un topo en las entrañas de ETA

Lobo, un topo en las entrañas de ETA cuenta la historia de Mikel Lejarza, alias Lobo, alias Gorka, infiltrado en ETA allá por los años 70 y que propició uno de los golpes más demoledores que la banda terrorista encajó en toda su historia. Tanto fue así que durante años se dijo que los comandos operativos guardaban siempre una bala por si tenían la fortuna de encontrarse con Mikel. 

Nunca he tenido claro, ni siquiera después de leer este libro, qué motivos llevaron a un joven Mikel Lejarza, euskaldún él, a complicarse la vida de esa manera. Porque en esos tiempos, ETA era ETA. Aún eran los tiempos de la dictadura franquista y los gudaris etarras tenían ese halo de luchador revolucionario y romántico que, hay que reconocerlo, tuvieron durante algunos años. 



Después de ese éxito (según Wikipedia cayeron los dirigentes y más de 150 vinculados a ETA), con su identidad quemada, tuvo que desaparecer de la circulación e incluso sufrir cirugía plástica para evitar ser reconocido. 

A partir de ahí, la vida de Mikel Lejarza es bastante parecida a un James Bond de verdad, con sus altos y sus bajos. Continuó trabajando en la captura de etarras aunque, por razones evidentes, tuvo que hacerlo desde una segunda fila para evitar problemas. 

Pero también se encargó de otro tipo de criminales, narcotraficantes y demás, desarrollando un interesante curriculum en operaciones encubiertas, incluso llevando un pequeño grupo de agentes y asociados. 



También se ha intentado labrar un futuro en el campo de la seguridad privada y ahí se ha visto envuelto en turbios asuntos de espionaje de personalidades más o menos importantes. Gracias a sus contactos en las agencias españolas de información, ha podido librarse más o menos con pocas marcas en la carrocería. 

Recuerdo de chavalete haber visto una entrevista en televisión de Lobo. No puedo asegurarlo, pero es muy posible que fuera en el programa de José María Íñigo. La historia que se contaba era como la de las películas y fascinante para un niño. 



Más, a pesar de saber que no todo era trigo limpio en su vida, no se puede sino reconocer que Mikel Lejarza prestó un gran servicio a la sociedad, ayudando en la eliminación de la víbora que fue ETA. Un héroe que seguramente deberá pasar todo lo que le resta de vida en el anonimato, pero que seguramente estará orgulloso por haber evitado un incalculable número de víctimas. 


domingo, 29 de septiembre de 2019

La red social

La red social, la historia de cómo Mark Zuckerberg desarrolla Facebook. La película ya tiene sus años, es de 2010.

Poco más habría que decir. La película tiene distintos saltos temporales en la historia, bien mostrando el proceso de desarrollo, los inicios en la habitación de la residencia de estudiantes y cómo el invento se va haciendo más y más popular. Entremezclado con eso, vemos el proceso de demanda que su amigo Eduardo Saverin (Andrew Garfield) interpone contra Mark Zuckerberg por un porcentaje de Facebook. 

Relaciones interpersonales


Jesse Einsenberg intenta imitar las poses totalmente antinaturales del Mark Zuckerberg real, pero hay que decir que, en este caso, la realidad supera a la ficción. Es imposible imitar de forma fiel la total frialdad y aparente falta de humanidad que tienen los gestos de Zuckerberg. 

Por lo demás, tampoco es que sea de un grandísimo interés. Quizá la aparición de Justin Timberlake como Sean Parker, mentor de un Zuckerberg embrionario que poco a poco le va influyendo para separarse de sus amigos (si se puede decir que alguien como Zuckerberg tiene amigos). 



La red social quizá pueda considerarse un preludio de la ola de biopics de personajes ultrafamosos que estamos teniendo últimamene, como las películas sobre Queen/Freddie Mercury o sobre Elton John. O no, a lo mejor es que estamos en la cresta de la ola de una nueva moda. 

Tiene La red social una nota de 7,7 en imdb, como también tiene unas críticas bastante amables. Bastante sobrevalorada, me parece a mí. Hueca, en algunos/bastantes momentos. Tanto que se me hace bastante difícil decir algo más sobre ella. 

Una prueba más de que los gustos anglosajones, o mejor dicho estadounidenses, no tienen mucho que ver con los del otro lado del charco cuando a personajes interesantes se refiere. 

Da escalofríos

sábado, 21 de septiembre de 2019

Jurassic World: el reino caído

Jurassic World: el reino caido, es hasta el momento la última película que comenzó con aquella Jurassic Park que en 1993 dirigió el bueno de Esteban Spielberg adaptando una novela de Michael Crichton. 

Tanto Spielberg como Crichton tenían facilidad para construir historias que nos enganchaban desde el principio (bueno, con la probable excepción de Timeline, Rescate en el tiempo) y con la ayuda de los efectos digitales que por aquel entonces comenzaban a asomar la cabeza, crearon una en la que salían dinosaurios. 



Tampoco es que fuera demasiado difícil, digo yo. Los dinosaurios siempre han fascinado a los hombres y, sobre todo a los niños. Luego de la película se convirtió en un delirio y una moda, tanto que hasta un equipo de la NBA recién creado se llamó Toronto Raptors. 

La pena es que después de más de veinticinco años de explotación, es normal que la gente se vaya hastiando. Las ideas originales se van volviendo repetitivas y mundanas, y al final las películas son poco más que una galería de escenas espectaculares que intentan seguir un débil nexo de unión. 

Esto es lo que ocurre en Jurassic World: el reino caído. Aunque sea el mismo director de El orfanato, Lo imposible o Un monstruo viene a verme. Es difícil darle un sello de autor a un blockbuster de una serie que ha sido tanto en la memoria de una generación enamoradad de ver a los titanes jurásicos en movimiento. 

Que se vean quién manda


Pero si además la historia ya la hemos visto de forma similar en la misma saga (en esta ocasión la pareja protagonista vuelve a Isla Nublar para tratar de rescatar a los dinosaurios de la erupción súbita del volcán, para verse envueltos en una trama de venta de armas biológicas - dinosaurios "mejorados" genéticamente). 

Al final, esto es una fumada del quince con los protagonistas de acá para allá, malos muy malos con planes malvados y algunos sustos provocados por bichos con muchos dientes que acechan en la oscuridad. 

Lamentablemente, más de lo mismo. Y, a pesar de todo, recaudó más de mil millones de dólares en todo el mundo. Asi que me temo que tendremos, más pronto que tarde, un Jurassic World 3. 

Una vez más, se demuestra que cuando estiras demasiado el chicle... 

Bryce Dallas Howard, y ya está

domingo, 15 de septiembre de 2019

Penny Dreadful

Tres temporadas y veintisiete episodios tiene en total Penny Dreadful. Una suerte de Liga de hombres extraordinarios, mucho más oscura y con una protagonista femenina indudable. 

Personajes como Sir Malcolm Murray (Timothy Dalton), Ethan Chandler (Josh Hartnett), Victor Frankenstein, John Clare (la criatura del anterior), Dorian Grey, el señor Lyle... todos girando en torno a Miss Vanessa Ives (Eva Green). 




Ambientada en los últimos años del siglo XIX, en el Londres victoriano, en Penny Dreadful se dan cita todos los mitos del terror clásico: vampiros, brujas, el mismísimo Drácula, hombres lobo, vudú, magia negra y magia blanca. Cada uno de ellos tendrá su lugar en los capítulos que conforman el metraje. 

En la primera temporada, el objetivo de los protagonistas es rescatar a la hija de sir Malcolm, amiga de Mina Harker y que ha desaparecido secuestrada por alguien... o algo. 

La segunda temporada se centra en la confrontación con un círculo de brujas que pretende atar a Vanessa Ives con el mismo Diablo. 



La tercera y última temporada, con el grupo separado geográficamente tras el climax de la temporada anterior, es la lucha por rescatar a Miss Ives del influjo del malvado Drácula. 

Tres temporadas de terror y fantasía a raudales, con varias historias secundarias, como la de la criatura y su búsqueda de la felicidad o la del trío antagónico de Victor Frankenstein contra Dorian Gray y Lily. 

La trama principal de cada temporada me gustó mucho o bastante. Personajes como el del doctor Lyle son todo un descubrimiento. Pero las tramas secundarias flojean y pierden interés. A veces se me hacía muy cuesta arriba seguir el capítulo entero y las apariciones de Frankenstein, Gray o Lily me hacían cuestionarme si dejarlo... En cuanto a la trama principal, me llegó a cansar que todo estuviera girando en torno a Miss Ives, no por malo sino por repetitivo.

Pero llegué al final de la serie, quizá demasiado abrupto. Supongo que no tuvo el éxito que la cadena Showtime pretendía y se canceló al final de la tercera temporada. Ahora es una serie de culto y parece que va a tener una continuación, City of Angels, ambientada varios años después.  


El centro de todo, Vanessa Ives


Penny Dreadful me parece, sobre todo, una serie de ambientación y actores. Ambientación porque está realmente conseguida la recreación de la época. Actores porque casi todos están a gran nivel, tanto los habituales como los menos habituales. Me ha gustado especialmente mi redescubrimiento de Timothy Dalton, mucho más que un James Bond de medio pelo. 

Tuve la suerte de poder ver la T1 en version original. He de decir que gana mucho respecto al doblaje en castellano.

lunes, 9 de septiembre de 2019

Cita con Rama

Arthur C. Clarke es uno de los autores clásicos de la ciencia ficción. Y dentro de su producción, Cita con Rama es una de sus obras clásicas, publicada en 1972.

Resulta ser una historia de contacto con civilización extraterrestre escrita desde un punto de vista hard, ayudada por la tremenda formación científica del señor Clarke. 

La historia comienza con la detección de un objeto en trayectoria de aproximación al Sol que llevará a una cercanía a la Tierra bastante sugerente. Pero poco después se descubre que el objeto es manifiestamente artificial: un cilindro metálico de grandes dimensiones que vaga por el espacio. 



Así que se decide enviar una nave exploratoria para determinar la verdadera naturaleza e intenciones de quien quiera que fuese que haya enviado la sonda. 

Aquí es donde encuentro bastantes similitudes con Mundo Anillo, de Larry Niven. No respecto a la historia en sí (secundaria en caso de Clarke, prácticamente inexistente en el caso de Niven), sino a la forma de describir los artefactos, un anillo y un cilindro. En ambos casos, las descripciones son brillantes, muy brillantes. 

Como hemos dicho, Rama es un cilindro de gran tamaño, liso por su parte exterior pero lleno de protuberancias y depresiones en su parte interior, girando sobre su eje longitudinal para conseguir una gravedad artificial. Su tamaño es tan grande que permite tener diversidad de climas en su interior, bruma, lluvia, etc. Rama es un objeto artificial dificilmente imaginable en

Aparentemente dormido, los sistemas del Rama se activan, en todo o en parte, cuando detectan actividad en su interior. En algunos momentos, la vida de los exploradores corre peligro, por la diferencia de escala entre ellos y lo que son los ramanos. 

Rama. Vista interior


El libro se reduce a la exploración del cilindro. Los factores de tensión de la historia son el poco tiempo disponible para que el equipo pase en la sonda, puesto que la trayectoria de Rama se acerca al Sol para aprovechar el tirón gravitatorio, y la incertidumbre respecto a la naturaleza e intenciones de los ramanos. 

Estos últimos brillan por su ausencia. Los exploradores no se encuentran con ningún ser vivo, pero sí con cierto número de máquinas autorreplicantes que mantienen en funcionamiento el ecosistema. Esto encaja con la teoría de las máquinas de Von Neumann como pasajeros de naves de exploración espacial: máquinas que pueden replicarse a sí mismas y fabricar otras máquinas una vez llegado a destino y preparar la llegada de los colonos biológicos. 

El autor

Cita con Rama es una novela que se lee con agrado y que brilla sobre todo en la descripción del cilindro. Su punto débil es la historia. Vamos, más o menos al revés de lo que pasa en una ópera espacial de esas que hacen pasar muy buenos ratos. Decidir entre un estilo u otro ya es cosa de gustos personales. Yo encuentro tan apreciable uno como otro, aunque también es verdad que si la historia no funciona, el conjunto se puede derrumbar por muy brillante o novedosa que sea la descripción.