domingo, 4 de marzo de 2018

La Paja en el Ojo de Dios

La Paja en el Ojo de Dios es una novela que trata de un primer contacto de la Humanidad con una civilizacion alienígena, y transcurre en un momento en que está finalizando una rebelión en los restos de lo que fue un Primer Imperio. 

Una nave es detectada en la aproximación desde La Paja a uno de los mundos de Saco de Carbón, una nave alienígena que no dispone de propulsor hiperlumínico sino de una vela solar con la que ha alcanzado velocidades apreciables, pero nada parecido al salto hiperespacial. En su interior, el cadáver de una alienígena que tiene la particularida de disponer de tres brazos, uno fuerte y musculoso y dos más finos y delicados que permiten manipular herramientas. No hay duda de que se trata de una criatura inteligente.



A partir de aquí comienza lo que sería un Primer Contacto y las dudas de los mandatarios del Imperio sobre qué hacer con los alienígenas.

El Imperio tiene dos factores a su favor: el impulsor Alderson permite saltar de un punto del espacio a otro prácticamente al instante; el campo de Langston protege naves o ciudades enteras de fuentes de energía (como las armas). Sin embargo, ambos tienen sus limitaciones: el impulsor solo puede ser utilizado en puntos de equilibrio, los llamados puntos de Alderson, en los que las fuerzas gravitacionales de planetas y estrellas son adecuadas para su uso; por su parte, el campo Langston se sobrecarga si absorbe demasiada energía en poco tiempo y puede estallar.

No obstante, tanto el impulsor como el campo son ventajas tecnológicas que el Imperio no quiere perder. Así que son considerados secreto de estado.

Por su parte, los alienígenas también guardan un horrendo secreto. Confinados los alienígenas en un solo sistema planetario, cuando los emisarios del Imperio llegan allí se encuentran con que todos los recursos naturales, incluidos los de los cinturones de asteroides, se han utilizado ya.

Además, son inevitables los choques culturales entre el Imperio y una raza que se ha dividido en castas diferenciadas y especializadas: ingenieros, líderes, mediadores, ¿soldados?. Eso es lo extraño: no hay soldados porque los mediadores se encargan de eliminar las tensiones entre los líderes... Pero la verdad es más cruda todavía, lo que llevará al Imperio a decidir si permite la existencia de los pajeños (el nombre que se da a los alienígenas) o sí es necesario proceder a su exterminio, ahora que es posible.



Hasta aquí la historia, que resume además muchos de sus puntos fuertes, entre ellas la verosimilitud de la civilización pajeña y sus limitaciones. Por contra, hay también detalles que hacen de la novela una digna hija de su tiempo (fue publicada en los años 70), principalmente los personajes poco desarrollados más allá de unos pocos rasgos relevantes y muy marcados. Además, la poca credibilidad de que la flota estelar mantenga tradiciones y valores más propios del siglo XIX. Para terminar, solo hay un personaje femenino (no es tan raro, también Asimov peca del mismo defecto) y parece ser únicamente un punto de apoyo del héroe (su grado de dependencia de él es tal que difícilmente podría ser aceptada en la actualidad).




Aunque se lee bien y es una novela con nombre en la ciencia ficción, a mí no me pareció para tanto, la verdad. Recomendable si no hay nada mejor que echarse a la vista.




2 comentarios:

  1. Yo disfruté mucho con la novela, pero porque me va mucho eso del primer contacto y me basta con que la trama sea aceptable. En resumen: subjetivamente le doy un ocho; objetivamente... un seis.

    Lo del personaje femenino se me escapó,creo, y sí que es una tara, sí; en mis novelas hago lo posible para que estén a la altura del protagonista. Es decir, son más que un apoyo porque la historia no podría avanzar sin su ayuda, acabaría mal. También añado excepciones, claro: la incompetencia no entiende de sexos.

    De los personajes poco desarrollados sí que me acuerdo bien. Es un detalle que puede fastidiar más o menos, depende del lector.

    ResponderEliminar
  2. Me pasa igual con el Mundo Anillo. Es una novela sobresaliente cuando describe el anillo, su geometría y su física, pero la historia apenas existe. Si despojas la novela de esto, se queda en nada.
    Y aún así escribió cinco entregas de la serie. Llegué a la tercera, que me pareció infumable.
    La segunda no está mal, pero porque la escribió para corregir y ampliar ciertos aspectos de la física del Mundo Anillo.
    A cuatro manos encuentro que mejora algo, pero se queda justito.

    ResponderEliminar