domingo, 2 de octubre de 2016

Popurrí de cine de ciencia ficción

Se acumulan los temas y hay que ir dándoles salida, así que hoy voy a volver a hacer una entrada coral aunque siempre con un nexo común. En este caso el cine de ciencia ficción. El orden de las películas es el de visionado, no el cronológico.

ORIGEN

El mundo de los sueños como nunca se había visto. Leo di Caprio es el líder de una banda que se introduce en los sueños de las personas buscando información para venderla. Mucho diálogo metafísico sobre la naturaleza de los sueños y un cierto jaleo con todo eso de los sueños dentro de otros sueños y el paso del tiempo en cada capa. Interesante el concepto del limbo en el que se quedan quienes no pueden salir del sueño. 

La verdad es que la lógica detrás de todo lo que se ve en la película parece bastante coherente y creíble. También el grupo de conspiradores que están con di Caprio es consistente. 



La película deja algunas cosas suficientemente ambiguas como para pensar un rato después (¿despierta o no despierta di Caprio? ¿decide permanecer para siempre en un sueño más feliz que la vida real?). 

Un poco larga, quizá. Y un cierto regusto a Matrix, con tanta física imposible, aunque en un sueño en lugar de en una realidad virtual.

El 8,8 que tiene hoy en imdb me parece demasiado. Está bien, pero no es para tanto. Quizá todo lo que hace di Caprio últimamente se está magnificando. 

PUSH

En un futuro con cierto aire cyberpunk (aunque probablemente se esté abusando de esta etiqueta), hay un número creciente de mutantes, metahumanos o como quieras llamarlos. Personas que tienen ciertos poderes, en mayor o menor grado. 

Uno de ellos es Chris Evans (sí, Johnny Storm y Steve Rogers en carne y hueso), que se ve asaltado por el personaje de Dakota Fanning, una niña que tiene visiones del futuro y que, según dice, nunca se equivoca. 



La trama gira en torno a cierto compuesto químico que una agencia gubernamental secreta (el gobierno parece ser uno de los villanos favoritos en este tipo de películas) ha desarrollado para potenciar las capacidades de estos metahumanos y utilizarlos con oscuros fines. 

Entretenida, la verdad, aunque es imposible que los pensamientos vaguen y se centren en personajes de la Patrulla - X. Algo mejor que el 6,1 de imdb.

RIDDICK

Tercera transformación de Vin Diesel en el personaje que más fama le ha dado además del Dominic Toretto de la saga A todo gas

Riddick, personaje que según alguna historieta se gestó en una campaña de Traveller a la que estaba jugando Vin Diesel (reconocido aficionado a los juegos de rol) se convirtió en un fenómeno en aquella película de serie B que era Pitch Black. Después de ella, Las crónicas de Riddick no fueron para tanto, aunque ayudaron a aumentar su leyenda. 



Riddick está mejor que la segunda, por supuesto, aunque la historia está bastante trillada: el bueno de Riddick se encuentra en un planeta, solo, sin recursos... hasta que un par de naves aparecen por el horizonte planetario. Van en su busca, claro, a cobrar la recompensa por su captura. 

Riddick es mucho Riddick. Demasiado. Algunas de las cosas que hace en la película son bastante increíbles hasta para el cine. Se queda uno un poco WTF? cuando lo ve. 

Entretenida, pero la moda de las pelis en oscuridad y con fogonazos que dejan entrever lo que hay un poco más allá, me toca bastante las narices últimamente. 

Como curiosidad, Jordi Mollá vuelve al cine americano a hacer lo que mejor sabe hacer: de villano (y morirse). 

REPO MEN

Un descubrimiento con Jude Law y Forest Whitaker, un par de recuperadores de órganos. 

En un futuro bastante cercano los transplantes de órganos son financiados por entidades privadas. Usted paga a cómodos plazos y nosotros le ponemos un corazón nuevo. O un hígado. O un riñón. O todos a la vez. Garantizado. 

Pero ¿qué pasa si no puedo pagar la cuota? Un recuperador se presentará en su casa cuando menos se lo espere con la misión de obtener el bien cuyo pago no se ha satisfecho. ¿Que usted se muere? Haber leído la letra pequeña.



Humor bastante negro, tres actorazos (los dos anteriores y Liev Schreiber), un ritmo frenético y un final que deja totalmente descolocado. 

Sí, todo un descubrimiento que pusieron por la tele en un horario bastante alejado al prime-time. Muy entretenida y con un metraje ajustado, quizá la que más me ha gustado de las cuatro.

Como curiosidad, la mujer de Jude Law es Carice Van Houten (la sacerdotisa roja de Juego de Tronos).

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario